¿Cómo vivir con dignidad la pandemia del Covid-19? Decálogo de derechos humanos

, por  Comité Cerezo México , popularidad : 2%

¿Cómo vivir con dignidad la pandemia del Covid-19? Decálogo de derechos humanos

12 de agosto de 2020

Decálogo para una vida digna de los más pobres ante la pandemia del Covid-19:

1. Mejorar y proteger las condiciones laborales para toda persona trabajadora, así como atender de forma expedita las denuncias sobre abusos de empresas, ya sea en cuestiones laborales, venta de servicios (incluidos los de salud), aplicación de pruebas para Covid-19 a un precio mayor al costo de producción, etc. especialmente para quienes están más expuestos al riesgo de contraer el COVID 19, no es válida la excusa pueril de que, cómo nadie denuncia, los funcionarios no tienen conocimiento de esto y no pueden sancionar a las empresas, deben abrir investigaciones de oficio y sancionar despidos injustificados, “vacaciones” no pagadas, reducción de días y de salario de los trabajadores o suspensión de pago de cuotas a la seguridad social. Aplicar la Ley de Expropiación a las empresas que no han cumplido estos lineamientos, a quiénes han tenido brotes de infección por COVID 19, cuándo no deberían de estar laborando o por no aplicar las medidas de seguridad para evitar contagios, dichas empresas seguirán operando como cooperativa de todas las personas trabajadoras y ex trabajadoras, con un administrador nombrado por el Estado.

2. Garantizar el abasto de agua para la población y aprobar un paquete de protección social que suspenda el pago de todos los servicios públicos, agua, luz, predial o insumos de necesidad básica como gas natural y LP y alimentos contenidos en la canasta básica y suspender los pagos de las viviendas de interés social (INFONVIT, FOVISSSTE, INVI) sin que crezca la deuda y se congelen los intereses. Que el Estado cree una forma adecuada para que los inquilinos lleguen a acuerdos con los caseros y el Estado pague la totalidad o el 75% de las rentas de todos los trabajadores que ganan menos de tres salarios mínimos, de esta manera, se da una efectiva protección al trabajador, especialmente a más de 50% de la fuerza laboral que vive al día, cuyos ingresos han sido fuertemente afectados.

3. Provisión de una despensa gratuita semanal o mensual para toda la población que percibe menos de tres salarios mínimos al día, aquella que se sostiene del comercio informal y vive del día a día (con alimentos no perecederos, arroz, frijol, aceite, sal, azúcar, carne envasada al vacío y verduras en salmuera), parecido al apoyo que se da a las escuelas.

4. Aplicar la Ley de Expropiación a las grandes empresas que eleven precios, especulen y oculten los insumos de limpieza, los insumos necesarios para la salud, así como alimentos.

5. Crear la infraestructura para una empresa nacional productora de la vacuna del COVID-19 y de las medicinas del cuadro básico. Aplicar la Ley de Expropiación a las empresas que restrinjan o condicionen la distribución o lucren de forma alguna con la venta de medicamentos o material requerido para la atención de personas en el grupo de mayor vulnerabilidad y de las personas afectadas por el Covid-19. Que la vacuna contra el COVID-19 sea GRATUITA para toda la población

6. Se doten de los insumos tecnológicos a maestros y estudiantes, específicos para el regreso a clases.

7. Investigación y sanción a las autoridades que con el pretexto de la pandemia o aprovechando esta situación cometen graves violaciones de derechos humanos como ejecución extrajudicial, desaparición forzada, tortura, detención arbitraria y amenazas de muerte contra defensores de derechos humanos, luchadores sociales y sus familias (caso de Giovanni en Jalisco, detención arbitraria de Leobardo Reyes en Michoacán).

8. Respetar el Artículo 6, segundo párrafo de la Constitución Política del Estado Mexicano que dice: “Toda persona tiene derecho al libre acceso a información plural y oportuna, así como a buscar, recibir y difundir información e ideas de toda índole por cualquier medio de expresión.” Reformar y homologar, en todos los bandos municipales de buen gobierno o similares como la Ley de Justicia Cívica de la CDMX, una fracción que explícitamente respete el derecho humano de libertad de expresión por cualquier medio de expresión (pega de carteles, reparto de volantes, etc.), es decir, el Estado mexicano no debe limitar el ejercicio al derecho humano a la protesta, que incluye los DH a la reunión, manifestación y expresión, así mismo que el ejercicio de estos derechos no es una infracción y por lo cual, no debe ser sancionado con multa o arresto.

9. Crear un impuesto progresivo a la ganancia de las grandes empresas que venden los insumos de mayor demanda y necesidad en estos momentos, (insumos médicos, Mercancías de la canasta básica, insumos de limpieza). La recaudación correspondiente debe ser utilizada para la atención de las necesidades esenciales de la población durante este periodo. Por la misma razón, todas las grandes empresas deben pagar una prima de contingencia a sus trabajadores.

10. Derogación de las reformas estructurales que han mermado la capacidad de respuesta del Estado en la prevención, atención y aprendizaje de emergencias como la actual, si bien se sientan las bases para la universalidad de la salud, debe ser este momento el idóneo para eliminar el outsourcing que vulnera entre otros el derecho a la seguridad social. Eliminar las concesiones a farmacias y laboratorios que desde antes de esta pandemia no han cumplido con el objetivo de tener los medicamentos para la población o que han lucrado a costa de la salud del pueblo. Por lo cual el estado debe renacionalizar los servicios estratégicos nacionales, eliminar a las empresas que por convenios con los gobiernos siguen lucrando con el derecho a la salud y otros servicios públicos.

Desde el 19 de marzo de 2020, el Comité Cerezo México publicó un Decálogo para garantizar la salud y la vida digna ante la pandemia del Covid-19, han pasado casi 5 meses y según las estimaciones que el Dr. López Gatell presenta diario estamos a la mitad del camino, en una meseta que puede durar uno o dos meses más y un declive que nos llevara otro tanto, eso, si se siguen las recomendaciones de los semáforos en rojo y naranja en la que nos encontramos y si se logran controlar los rebrotes y focos de infección en diversos lugares dónde las medidas sanitarias que recomiendan los colores del semáforo no se cumplen.

Mencionábamos que ante una emergencia sanitaria los Estados deben cumplir con su obligación de respetar, garantizar y proteger los derechos humanos de las personas y lograr el grado máximo de salud posible , para lo cual debe contar con políticas y programas que permitan contar, mínimamente con los siguientes derechos humanos: Servicios de salud disponibles, Condiciones de trabajo que sean seguras, Vivienda adecuada (incluye acceso al agua), Alimentación adecuada.

Es más claro ahora que dentro del Gobierno de la 4T no hay homogeneidad política, están por un lado los que tienen un pensamiento y actuar más progresista y una gran mayoría que representa los intereses del Neoliberalismo, como pudo ser comprobado en la filtración del audio del director de la SEMARNAT quien acusa a Romo y otros de “trabajar” a favor de Grupo México, Mineras, agroindustria y glifosato y no del pueblo de México.

También están los ejemplos, tanto del vocero de la Secretaría de Salud López Gatell que puntualiza que la comida chatarra es la que ha provocado más muertes por las enfermedades que provoca la industrialización neoliberal del alimento chatarra y la IP (Iniciativa Privada), de veras "privada" por la afectación a sus intereses; como en Oaxaca con la prohibición de la venta a menores de edad de productos industrializados como Bimbo, Sabritas, Barcel, por mencionar los más conocidos y que también la IP ha declarado la afectación a “la” economía, por no decir su economía, iniciativa que debe extenderse a todo México.

Los no progresistas son los que en medio de la Pandemia han “trabajado” para el regreso del Neoliberalismo (o para que no se vaya) y no para apoyar al pueblo mexicano, sabemos bien que la gran mayoría del pueblo se encuentra en pésimas condiciones debido al arrebato sistemático de derechos humanos y al despojo que se han vivido bajo los representantes del neoliberalismo y que hoy, dentro de las discrepancias al interior del Gobierno quieren seguir mandando, aunque sean de MORENA, ejemplos nefastos son los jefes de las bancadas de Morena en las Cámaras de Diputados (Mario Delgado) y Senadores (Ricardo Monreal) que traicionaron al pueblo al aceptar candidatos Neoliberales al Instituto Nacional Electoral y eliminar a los candidatos más progresistas y no promover leyes que alejen al neoliberalismo y promuevan los derechos humanos de la mayoría de la gente.

Estos elementos neoliberales enquistados en el Gobierno son los operadores políticos del FRENAA (Frente Nacional Anti-AMLO), organización de la que Javier Lozano es su cara más visible, organización que apuntala con su discurso las pasiones más bajas de las personas a través del odio a lo diferente, con un discurso ultracatólico, conservador y anticomunista, es el ala nacionalista, en el sentido xenófobo, y racista, sólo les falta decir abiertamente que son pronazis y fascistas, pero si son neoliberales radicales que justifican los golpes de Estado, la violación masiva de los derechos humanos de aquellos que no piensan como ellos.

Con este escenario de fondo, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador tiene la obligación de, por lo menos, ser congruente en su discurso de “primero los pobres”, analizábamos y concluíamos, en el documento antes citado que:

“La epidemia ocurre en condiciones en las que la mayoría de la población no cuenta con un trabajo formal, con seguro médico, con un salario suficiente para vivir dignamente, con jornadas máximas de 8 horas. En medio de ello tanto el impacto en términos de salud como en términos económicos golpeará con fuerza a quienes menos tienen como resultado de la profundización del modelo capitalista y su sistemático arrebato de derechos humanos.”

El tiempo nos da la razón, las medidas implementadas por el nuevo gobierno no fueron, ni han sido suficientes para, al mismo tiempo que impulsa medidas progresistas, desmantelar las leyes neoliberales que, actualmente, seguimos sufriendo.

Amaga a las farmacéuticas ante sus abusos criminales, pero no construye la infraestructura para producir, sin la ayuda de la Iniciativa Privada, la vacuna para todos y las medicinas del cuadro básico, al final sigue siendo un negocio, sólo un poco menos lucrativo, pero no resuelve de fondo la necesidad de medicinas para todos los mexicanos; sabe de la necesidad del tele estudio y en lugar de tomar el espacio que por ley le corresponde al Estado y mejorar la infraestructura de radio y televisión, apapacha a las televisoras comprándoles el tiempo y el uso del espacio radioeléctrico que es de todos los mexicanos y no de los empresarios.

Más claro, ni el agua, el gobierno de AMLO tiene la obligación de demostrar su compromiso anti neoliberal, ya sabemos y es claro que no le pedimos “peras al olmo”, estamos conscientes que AMLO no es anticapitalista, ni de lejos, tampoco somos esa izquierda que prefiere ser “cola de león que cabeza de ratón", aquella que se arrastra vergonzosamente ante AMLO, pidiendo que se apoye a su gobierno, sin hacer la crítica desde el anticapitalismo de las medidas neoliberales que se mantienen, sin denunciar lo que todos sabemos y ya está escrito más arriba, que los neoliberales de guinda están reduciendo el espacio de lucha de los progresistas dentro del gobierno y que se empiezan a crear leyes que criminalizan el derecho humano a la protesta del pueblo que agota poco a poco su esperanza de un cambio verdadero.

Ante esta nueva normalidad es necesario que todos los que somos afectados por el neoliberalismo que nunca se ha ido, exijamos al Gobierno de AMLO que cumpla estas 10 medidas ante la pandemia del COVID 19.

Estos mínimos son una actualización de los anteriores, señalamos que ninguno ha sido cumplido de manera integral, sino que han sido usados como un discurso que, como nos ha tocado vivir, en la realidad ni se cumplen, ni son reales.

Como pueblo ¿Qué podemos hacer?

Ante el nuevo discurso, hueco y falso, sobre quiénes son privilegiados y quiénes no ante la pandemia es necesario enfatizar que poder quedarse en casa no es un “privilegio”, si comenzamos a nombrar a los derechos humanos como “privilegios”, estaríamos replicando un pensamiento neoliberal que históricamente ha avalado el despojo de la vida digna para todo el Pueblo.

Nuestra exigencia debe enfocarse en que el Estado genere las condiciones para que toda la población pueda resguardarse en casa, como una medida de protección comunitaria ante una pandemia como la actual.

Ningún derecho humano es un privilegio, pues existen gracias a las conquistas del pueblo que decide organizarse y luchar por derecho humanos, no por privilegios, privilegios son, por ejemplo: ganar 9.1 millones de dólares por hora como Slim; privilegio es tener una empresa televisora que cobra millones de pesos para transmitir las clases por el espacio radioeléctrico que pertenece al pueblo y no a las empresas, este no es un servicio, debería ser gratuito, ya que la educación es un derecho humano; privilegio es tener un sueldo como la élite política de nuestro país.

A lo que aspiramos como pueblo es a una vida digna, es decir, derechos humanos.

Si durante la pandemia o posterior a esta si alguna autoridad comete una violación a nuestros derechos humanos, podemos documentarlas, registrarlas, esto como una forma de iniciar la lucha por la justicia y sanción a los responsables, incluso si éstas implican la omisión de los funcionarios públicos ante el actuar rapaz de las empresas que, ante la emergencia, buscan mayores ganancias, a costa del bienestar general e incluso de la vida misma de las personas.

Si logramos organizarnos para exigir el presente decálogo, las posibilidades para sobrevivir esta pandemia aumentan, e incluso, estaríamos logrando fortalecer las condiciones materiales para una vida más digna, más allá de la emergencia y de la nueva normalidad.

Durante la emergencia el Comité Cerezo México ha adaptado sus formas de trabajo, sin dejar de salir ante las emergencias que provocan las graves violaciones a los derechos humanos, al término de la pandemia, retomaremos los eventos los eventos, talleres y actividades que el Comité Cerezo México lleva a cabo, de forma solidaria, para aumentar la claridad sobre nuestros derechos y cómo exigirlos para que logremos, de forma organizada, una vida digna para el pueblo.

¡La vida digna del pueblo pobre es primero!

Comité Cerezo México

Navigation

AgendaTous les événements

octubre de 2020 :

Nada para este mes

septiembre de 2020 | noviembre de 2020