¿Talleristas o educadores populares?

, por  Comité Cerezo México , popularidad : 4%

El contexto de criminalización y ataque en contra de los defensores de derechos humanos o luchadores sociales por el que atravesamos actualmente nos muestra que no basta con personas que sean capaces de repetir y conocer un tema: necesitamos organizadores, necesitamos educadores populares.

Para aquellas personas que deseen impartir los talleres de derechos humanos que ofrece el Comité Cerezo, hemos decidido sustituir el término tallerista por el de educador popular. Esto quiere decir que, al menos para nosotros, existe una diferencia entre ambos términos, también implica que, para el área de educación del Comité Cerezo es mucho más importante formar educadores populares que talleristas…

¿por qué?

Un tallerista es una persona capaz de desarrollar una serie de sesiones de trabajo en las cuales se conjunta la exposición de una serie de elementos teóricos en conjunto con algunas actividades prácticas (ya sean de reflexión o de implementación de los conocimientos adquiridos) que permitan aterrizar el conocimiento en situaciones y contextos concretos. Por eso mismo el tallerista no sólo debe dominar el tema a tratar, sino debe tener conocimiento de las experiencias y retos que giran en torno al tema del taller. Esto le permitirá adaptar los conocimientos y el taller mismo a cada uno de los grupos con los que se trabaje.

No obstante consideramos que no es suficiente con formar personas que técnicamente dominen un tema, que lo expongan bien y sean capaces de orientar ejercicios y reflexiones adecuadas: es necesario formar personas que sean capaces de construir y disparar procesos organizativos no sólo en donde den talleres, sino en los espacios que le son propios.

Por eso recurrimos al concepto de educador popular.

Un educador popular se distingue de un tallerista porque construye más allá de los conocimientos teórico prácticos: es capaz de compartir y construir conocimiento por medio de una metodología que implica que los objetivos, los métodos y las técnicas de educación que sean capaces de generar acciones transformadoras, de generar reflexiones y acciones que inciten a trabajar de una manera organizada.

Un educador popular necesariamente se encuentra vinculado a las acciones organizativas que los defensores de derechos humanos y las organizaciones sociales, populares y de masas están viviendo. Un educador popular no puede ser neutral, por el contrario ha tomado una posición a favor de los procesos organizativos del pueblo y por ello la impartición de talleres es tan sólo un medio a través del cual el educador se vuelve un catalizador que busca formar organizaciones e individuos que generen prácticas transformadoras para construir una sociedad diferente.

Por eso mismo el educador popular es capaz de reconocer las necesidades de las organizaciones sociales y de ofrecer alternativas que nutran estos procesos organizativos, que fomenten las prácticas creadoras, que organicen en torno a tareas específicas.

El contexto de criminalización y ataque en contra de los defensores de derechos humanos o luchadores sociales por el que atravesamos actualmente nos muestra que no basta con personas que sean capaces de repetir y conocer un tema: necesitamos organizadores, necesitamos educadores populares.

Área de Educación
Comité Cerezo México

Navegar por las

AgendaTous les événements

agosto de 2017 :

Nada para este mes

julio de 2017 | septiembre de 2017

Soutenir par un don