mamá de los hermanos Cerezo Contreras. Por Esto!

, por  Comité Cerezo México , popularidad : 1%

Les pido por este conducto, den nuestras más sinceras condolencias a la familia de Don Samuel, a sus compañeros de mil batallas sacerdotes o no, a quienes siempre lo rodearon y sobre todo a quienes más van a extrañarlo porque se ha ido tatik Samuel y al pueblo de México porque no tendremos consuelo hasta que no asimilemos su partida al seguir en el intento de continuar sus pasos, porque la vida sigue y la lucha por transformar nuestro México pareciera que apenas empieza a pesar de tantas vidas perdidas, tantas hermanas y hermanos de lucha detenidos, torturados, desaparecidos o ejecutados extrajudicialmente.

Mis amores, mis hijos: Emiliana, Francisco, Antonio, Héctor y Alejandro.

A través de estas letras quiero decirles que esta noche, ni el grueso jorongo, ni las deshilachadas cobijas y la parchada colcha, ni la fogata más grande podrá darnos el calor y el cobijo que sentíamos, al saber que Don Samuel Ruiz García ha partido al obligado viaje sin retorno al cual todos estamos sentenciados, un día u otro a realizar.

Que esta noche buscaré en el firmamento una nueva estrella que quizá cerca de la constelación de Orión cintile más brillante que todas como símbolo de que Don Samuel se nos ha ido, quedándose. No sólo en nuestra memoria sino también dentro de mi agradecido corazón que latía más acompasado cuando a través de mi insomne y ya eterna ventana, la Internet, me enteraba de algún acontecimiento en el cual habían estado ustedes mis hijos participando a su lado.

Los principios y valores de Don Samuel Ruiz García lo hicieron trascender los límites de la institución clerical mexicana, mas no los de su, fé y doctrina cristalizada en su catequesis al grado de fundirse con su feligresía una vez que llegó a Chiapas y conoció y sufrió junto a los indígenas y coletos más pobres entre los pobres, junto a los miserables por carecer hasta de un trago de pozol o un techo bajo el cual cobijarse, ya no digamos de una camisa que abrazara y calentara amorosamente a tantos niños y niñas como todavía sigue pasando.

Pertenece a la pléyade de hombres, junto con el maestro Carlos Montemayor+ y otros más, que no pudieron permanecer indiferentes a la miseria, la desigualdad, la explotación, el despojo y a la injusticia que han padecido por siglos las mujeres y hombre originarios de nuestra Patria y consecuente transformó el evangelio anquilosado protector de caciques, gobernantes y oligarcas en un Evangelio militante, redivivo que lo llevó a revolucionar la práctica religiosa en su diócesis integrando a los por siempre excluidos sin importar que fueran totziles, seltales, tojolabales, chamulas o no, lo importante fue que redimensionó al ser humano.

Su muerte, me lleva a la reflexión y con ella a una mayor admiración porque es uno de los pocos que no pudieron permanecer como simples observadores sino que con su acción y ejemplo lograron transformar muchas, muchas cosas y a muchos hombres y mujeres; al hecho que tuvo la valentía y la entereza de enfrentarse a la iglesia mexicana como institución y al Estado mexicano como gobierno porque a pesar de ser pacifista no se arredró cuando se trató de estar con los suyos en el levantamiento zapatista y por ser pacifista no titubeó en formar parte de la Comisión de Mediación entre el gobierno mexicano y el PDPR-EPR en el caso relativo a la desaparición forzada, delito imprescriptible de lesa humanidad en contra de Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz Sánchez, cometido por el gobierno de Ulises Ruiz y de Felipe Calderón, demostrando una vez más su entereza y su prudencia ante las actitudes grotescas y las respuestas humillantes del gobierno federal panista.

Mis amores, en momentos como éste se me recrudece la nostalgia por tenerlos tan lejos pero, también quiero decirles que son momentos en que la solidaridad es lo más importante, que hay principios y valores universales inherentes a cualquier corriente de pensamiento humanista que pueden conducirnos a una unidad que fortalezca a nuestro pueblo y que el mejor homenaje que podemos rendirle a Don Samuel es desde los principios y valores de cada quien predicar con el ejemplo. No se puede exigir a nadie lo que no se exige uno mismo.

Les pido por este conducto, den nuestras más sinceras condolencias a la familia de Don Samuel, a sus compañeros de mil batallas sacerdotes o no, a quienes siempre lo rodearon y sobre todo a quienes más van a extrañarlo porque se ha ido tatik Samuel y al pueblo de México porque no tendremos consuelo hasta que no asimilemos su partida al seguir en el intento de continuar sus pasos, porque la vida sigue y la lucha por transformar nuestro México pareciera que apenas empieza a pesar de tantas vidas perdidas, tantas hermanas y hermanos de lucha detenidos, torturados, desaparecidos o ejecutados extrajudicialmente.

Cariñosamente: mamá y papá.

Emilia Contreras Rodríguez, mamá de los hermanos Cerezo Contreras.

Ver en línea : Por Esto!: mamá de los hermanos Cerezo Contreras

Navegar por las

AgendaTous les événements

diciembre de 2019 :

Nada para este mes

noviembre de 2019 | enero de 2020

Soutenir par un don