Carta de los padres de los hermanos Cerezo - agosto de 2008

, por  Comité Cerezo México , popularidad : 1%

Mis amores:

Escribo esta carta al cuarto para las doce porque estaba indecisa en si
era o no prudente hacerlo, pero, ha podido más mi deseo de comunicarme con ustedes que cualquier otra consideración de índole político, sin importarme las interpretaciones que puedan darle o los mensajes que crean encontrar entre líneas los analistas políticos del gobierno o el propio gobierno.

Ojalá les llegue a tiempo el día en que cumplen ya siete años de injusta e ilegal prisión.

Héctor y Antonio.

Han transcurrido siete años que equivalen a 2555 días o 61320 horas en los que sus derechos humanos han sido violados flagrantemente por las autoridades carcelarias y los gobiernos de Vicente Fox y Felipe Calderón, tiempo de sus vidas que ha sido secuestrado, secuestrándolos a ustedes mismos, robándoles su juventud.

¿El motivo?, ser hijos de luchadores sociales y sentar un precedente para inhibir la participación de quienes aún sabedores de la imperante necesidad de un cambio radical del sistema político de nuestro país se dejan amedrentar creyendo que protegen a sus seres queridos cuando están expuestos a los peligros que nuestro pueblo vive día con día al
profundizarse la corrupción, la expoliación, la desigualdad y sobre todo la impunidad de quienes desde el gobierno en turno abusan del poder que al no serles conferido por la ciudadanía, han arrebatado, acelerando la descomposición del sistema político imperante al grado de también sufrir las consecuencias.

Me refiero al caso del niño Fernando Martí, a quien, verdaderos delincuentes, secuestraron y asesinaron por ser hijo de un empresario sin importar su trayectoria, sólo su dinero. Pero, ¿quiénes son los
responsables materiales? ¡policías! y, ¿los responsables intelectuales?, el Estado mexicano, es decir sus instituciones, sobre todo el gobierno panista anterior, el actual y los gobiernos priístas que los antecedieron, la misma oligarquía que lo impuso y que se escandaliza por tan deleznable crimen, pero que permanecen indiferentes ante los miles de secuestros y crímenes que se suceden día con día en nuestro pueblo y complacientes con los que se cometen en contra de los luchadores sociales, imbuidos en el egoísmo resultado de un acendrado individualismo alimentado por el sistema capitalista, mismo que mantienen a través de sus políticas neoliberales.

Este acontecimiento, es de los que en ocasiones equivocadamente nos hacen sentir agradecidos con la vida (equivocadamente, como lo escribí en una de mis cartas) de que ustedes se encuentren vivos y prisioneros con la posibilidad de su liberación, al tratar de asimilar el hecho aunque sea injusto e ilegal, llegando a pensar que de los males, el menor.

Hasta ahora tuve chance de asomarme a su página y leer sus cartas, sus escritos, reafirmar mi confianza en ustedes y constatar que han crecido, en toda la extensión de la palabra. No tienen idea de todo lo que he aprendido de todos los presos políticos y de ustedes.

Toño, qué bueno que hayas tenido la oportunidad de releer Reportaje al
pie de la horca de Julius Fucik, coincido con tus reflexiones al respecto,
sobre todo en que la vida es compleja y agregaría que la cotidianidad
peligrosa por absorbente cuando se pierden las miras. Otro punto que tocas que considero también interesante es el de la sencillez que espero no pierdan jamás para que sepan rectificar los errores que cometan, aún con el riesgo de que sea vista como tontera.

Lo más difícil en la vida es ser congruente y consecuente con los
principios y valores que nosotros mismos elegimos, ¡cuánta razón sigue
teniendo Fucik!, sobre todo cuando escribe de los héroes y el heroísmo.
¡Cuánta razón en todo!

Mis amores todos, me parece una eternidad el tiempo que ha pasado y son siete años, siete años que han pasado dejando su huella, siete años en los que todos hemos cambiado espero que para bien; prepárense porque aunque encontrarán cosas y afectos que permanecen con la constancia del día y la noche, habrá otras que serán diferentes y habrán que reencontrarse con su libertad secuestrada con siete años más de edad, también habrán cosas y afectos irrecuperables, pero no se aflijan, sé que tienen la fortaleza para
iniciar un nuevo ciclo en sus vidas, tómenlo con calma y no se ilusionen
demasiado, tengan en cuenta que el gobierno panista tiene los medios a su alcance para por medio de subterfugios legaloides mantenerlos secuestrados como rehenes, en un intento más que será fallido (de darse) por detener el descontento, la organización y la protesta social como si éstas dependieran de unos cuantos individuos.

Mis hijos Francisco y Alejandro ¿qué posibilidad habría de que puedan
recuperar sus certificados de estudios, diplomas y álbumes fotográficos?,
desde donde me encuentro hago un llamado a los abogados congruentes con sus principios y solidarios para que continúen con su orientación y les ayuden a recuperarlos, para que revisen su caso y determinen quiénes tienen la obligación jurídica de restituírselos así como también retribuirles el tiempo perdido y sus carreras truncadas, por decir lo menos, ya que si Alejandro fue exonerado de los delitos imputados y estos son los mismos por los que Antonio y Héctor aún permanecen encarcelados, qué autoridad o juez de consigna cometió esa injusticia.

Así como el gobierno del Distrito Federal va a crear el consejo ciudadano
con 300 mil consejeros para vigilar a la policía, se hace indispensable
crear otro organismo de consejeros ciudadanos que vigilen el trabajo de los jueces del ministerio público y la Judicatura Judicial Federal que no
revisa los casos de los jueces de consigna.

Emi, ¿cómo estás preciosa?, no tienes idea de lo difícil que me resulta
aún, no verte, no platicar contigo, más que como madre e hija como amigas, como dos buenas amigas. Espero no te des por vencida y enfrentes con entereza y valentía las vicisitudes de la vida, te queremos con todo el cariño del que somos capaces de sentir como padres agradecidos y orgullosos de tenerte como hija, cuida tu salud.

Mis hijos todos, reciban un abrazo muy fuerte, besos y nuestro cariño que es cada día más grande que el tamaño del cielo, como el infinito.

Que esta fecha imborrable en nuestra memoria sirva para cohesionarnos más a pesar de la lejanía y el tiempo.

Y todas las personas que durante estos siete años o durante un instante los han acompañado y solidarizado con ellos, reciban una vez más mi gratitud infinita.

¡Libertad a todos los presos políticos y de conciencia!

¡Presentación con vida de todos los desaparecidos políticos!

Emilia Contreras Rodríguez y Francisco Cerezo Quiroz, papás de los
hermanos Cerezo Contreras.

Navegar por las

AgendaTous les événements

diciembre de 2019 :

Nada para este mes

noviembre de 2019 | enero de 2020

Soutenir par un don