Cualquier pretexto es bueno para cobrar, incluso la mentira

, por  Comité Cerezo México , popularidad : 1%

Sin meternos en los datos referentes a todo lo que tiene que ver con Colombia, los cuales desconocemos, es necesario, nuevamente y por enésima vez, aclarar algunas informaciones vertidas en ese “reportaje”, si es que acaso logra esa categoría periodística. El punto nodal es: yo, Francisco Cerezo, NUNCA fui entrevistado por periodista alguno y mucho menos del periódico Excelsior el día 03 de marzo del presente año y por tanto, las frases entrecomilladas que aparecen en dicho texto son un invento del periodista o periodistas que la firman. Si esta aseveración que hago es una mentira, pido que transcriban la grabación de esta, inexistente, consulta-entrevista. La información referente a las afirmaciones de que los hermanos Cerezo comparten lazos sanguíneos con militantes de grupos insurgentes es, como hemos repetido, una vieja estrategia del Estado mexicano para criminar el trabajo de derechos humanos que nuestra organización realiza desde hace más de seis años y medio. La cual intenta repetir machaconamente a través de sus plumas pagadas. Pareciera que ante la falta de información sobre el caso que le mandaron cubrir, el sujeto de nombre Filiberto hizo el famoso “corta y pega” de viejas noticias y armó un mal collage; tan es así, que uno de los hermanos Cerezo que ubica en el penal federal de Altiplano, se encuentra en el penal de Atlacholoaya, Morelos. Aunque no dudaríamos que mañana publicara una entrevista con ellos (asegurando que tuvieron participación en la crucifixión de Jesús) con tal de cobrar un trabajo no realizado. Filiberto me preguntó si había alguien en el cubículo estudiantil, yo respondí que nadie se había aparecido por ahí en todo el día. Es lamentable que esa pregunta sea una consulta o entrevista y que mi respuesta le provea el material necesario para un artículo. Atentamente Francisco Cerezo Contreras

Navegar por las

AgendaTous les événements

diciembre de 2019 :

Nada para este mes

noviembre de 2019 | enero de 2020

Soutenir par un don