PaComentario: Elecciones: La derrota de la izquierda

, por  Comité Cerezo México , popularidad : 2%

Ay morena morenita mía, no te olvidaré…

Sesudos, intrincados y profundos análisis están siendo escritos sobre los resultados de las elecciones, que si perdió Morena la CDMX pero ganó el país, que si la derecha levanta la cabeza en la capital, que si la izquierda se confió y la cruzazuleó, que si la gente no tiene memoria y votó por los que nos han aplastado por 70 años, etc, etc, etc.

Pero hablar de izquierda y derecha no ayuda, ni clarifica a nadie qué en realidad se votó en esta elección, de la derecha no hablaremos ya que es muy clara su postura, es Neoliberal y quiere el regreso y la profundización del Neoliberalismo en el país ya, hoy, hoy, hoy. Postura que perdió ante Morena en esta elección.

Lo que si debemos hacer es enfocarnos en el análisis de Morena mismo, el cual no es ni el Partido movimiento, ni el “cambio estructural” antineoliberal ni mucho menos el inicio de la quién sabe qué número de ola progresista en América Latina o la señal de que lo viejo no acaba de morir y lo nuevo no acaba de nacer.

Lo que se votó fue en realidad dos proyectos, el proyecto neoliberal enquistado en Morena contra el proyecto no neoliberal de Morena y acá si es lapidario nuestro punto de vista, quién perdió fue el proyecto de la parte antineoliberal de Morena y ganó la parte neoliberal de esta misma agrupación política.

Las causas de esta derrota no son la amnesia colectiva, el olvido social o la desmemoria histórica, sino, lamentablemente, el llamado táctico, convertido en estratégico a “cerrar filas” en torno a la parte neoliberal de Morena como un mal menor, que por su parte impulsó la “Intelligenzia” de Morena, así, el llamado de los intelectuales más lúcidos de la socialdemocracia reformista dio frutos, Morena ganó como partido, perdió como proyecto alternativo social, permitió el desplazamiento de los candidatos cercanos al pueblo, opacó a los más progresistas y permitió el triunfo del ala más neoliberal de Morena.

Candidatos ligados a la élite y cúpula neoliberal del partido Morena fueron los que ganaron en las diputaciones y los estados, gente de Mario Delgado, de Monreal y de Ebrard son los ganadores, los que votan por no hacer cambios que beneficien al pueblo, los que negocian para que no se elimine el outsoursing y sólo se regule, no vaya ser que la patronal se enoje, los que justifican la represión de Rutilio Escandón en Chiapas y de Barbosa en Puebla y no dicen nada ante la represión, los presos políticos, las ejecuciones extrajudiciales de ambientalistas y defensores del territorio.

Así, el sacrificio de los candidatos más ligados a los movimientos populares para ganar perdiendo, el abandono del ejercicio del derecho humano a la protesta en las calles, de la formación de cuadros políticos de laboratorio, hartos de teoría pero sin práctica concreta, el desligarse del sentir de las masas populares y acercarse a la champaña y el caviar es la receta que los intelectuales del Estado de bienestar y la democracia “a secas” recetaron al pueblo llano, le amarraron las manos a la crítica, la encostalaron y fue virtualmente víctima de una desaparición forzada, realmente dudamos que la encuentren nuevamente y con vida.

Claro que todo lo anterior no será aceptado por esa nata intelectual orgánica del morenismo, exceptuando a Armando Bartra, seguirán encontrando pretextos de la derrota del pueblo en supuestos “golpes blandos” del imperialismo, en los fondos maléficos de la USAID, que también financian al mismo Estado mexicano y a tirios y troyanos, señalaran razones histórico-genéticas de la falta de cultura democrática del pueblo mexicano, encontraran vestigios de conformismo popular desde la conquista hasta nuestros días, saltándose la independencia y la revolución como anomalías de lucha democrática, entre otras intrincadas y revueltas ideas posdecoloniales mezcladas con posmodernismo y salteadas con posneoliberalismo.

No aceptará el cerebro gris de Morena que quisieron adaptar la teoría a la práctica neoliberal al seno del partido Morena y no practicar la crítica y la lucha de clases al seno de esta agrupación política, que el “mal menor” era en realidad entregar al partido en bandeja de plata a la parte neoliberal, que nada justifica justificar su posición timorata ante el pragmatismo evidente y que el resultado es producto también de su llamado a una supuesta Unidad inexistente, ya que el agua y el aceite no se unen, se revuelven, eso si, cuando se agita el recipiente que los contiene, pero al reposar se separan y el aceite siempre estará sobre el agua.

Si Morena y la 4T esta en el periodo en que lo viejo no acaba de morir y lo nuevo no acaba de nacer, pues ya se les pasmó el chamaco, la hipoxia deja secuelas graves, físicas, psicológicas y cognitivas y así el parto de lo nuevo es la imagen de un monstruo neoliberal recién nacido al que se le ve una pequeña deformación en la cabeza que representa a la izquierda no neoliberal, un pequeño tumor benigno o una bolita de grasa inofensiva que sólo de cerca se nota, de lejos se ve muy parecido al regreso del neoliberalismo por la vía gradual.

Uno o dos sexenios más y regresamos al neoliberalimo que conocimos con Calderón y Peña Nieto y de eso si tienen responsabilidad los lúcidos morenos de la teoría de la Unidad a toda costa, del ganar perdiendo.

Pero bueno, basta de tanta negatividad nos ponen en los comentarios del Facebook, no seamos tan demoledores, no robemos la esperanza, la luz al final del túnel, ya que como lo dijo también la nata intelectual de Morena, es momento de salir a las calles dirigidos por innumerables cuadros políticos de la “verdadera izquierda” para limpiar el cochinero, adelante gritará cada intelectual, marcharán al frente de cada manifestación, de cada marcha, de cada toma de edificios públicos para denunciar a los que vestidos de morena ganaron puestos de elección popular y no cumplen con las demandas más sentidas del pueblo.

Acompañarán las iniciativas legislativas para eliminar el outsourcing, para crear el Instituto forense autónomo y dar solución al problema de la desaparición forzada, estarán al frente del impulso de una verdadera ley de amnistía que libere a los presos políticos, se escuchará su condena en sus medios de comunicación de la agresión en contra de defensores del territorio y el medio ambiente, estarán encabezando comisiones de enjuiciamiento político popular en contra de morenos neoliberales, o por lo menos los veremos impulsando desde el youtube la renuncia de quienes saben de antemano eran neoliberales vestidos de guinda.

También lo veremos impulsando cartas y pronunciamientos ante la represión cometida por Rutilio Escandón de Chiapas y de los nuevos estados ganados por Morena, incluso su presencia en las comisiones negociadoras como garantes de cambio y trasformación, de libertad, de justicia.

Y ahí estaremos como siempre, ahora sabiéndonos acompañados de tamaños luchadores, ahí estaremos acompañándonos, dialogando, empujando al juicio a los responsables de las violaciones a los derechos humanos del pueblo, sacando presos políticos, impulsando leyes de amnistía, eliminando el outsourcing, convirtiendo a los cuadros políticos teóricos en prácticos, preparándolos para tomar, el viejo sueño, el poder político y caminar rumbo a una patria donde la vida digna sea una realidad y la ganancia económica una entelequia del pasado, ay ya me emocione ahora sí, escuchen estos dos últimos párrafos con la internacional de fondo.

Basta ya, me comentan en el Facebook, pero que hacen ustedes, no son nadie y nada.

La autocrítica: La izquierda independiente efectivamente no es una alternativa nacional, regional o estatal, el camino por recorrer es largo y sinuoso, no hablamos de la chiquillada oportunista que ahora se une ante su incapacidad para hacer por lo menos una actividad política masiva o bueno por lo menos escribe algo en la plancha del zócalo, eso sí, hablamos de las organizaciones independientes de los partidos políticos electorales y del Estado, aquellas que son las que más han sido golpeadas durante la 4T por gobiernos estatales neoliberales y de la 4T por igual.

Una izquierda que se enfrenta a una situación compleja, a un escenario político jamás visto o vivido y el cual cuesta trabajo descifrar, analizar y sobre todo dar una alternativa social y popular que atraiga al grueso de la sociedad hacia una postura no nada más antineoliberal, sino incluso anticapitalista, tampoco quiere decir que no existe, existe, pero todavía es minoría, así que es ahora cuando necesitamos toda la inventiva, toda la astucia, toda la fuerza para inclinar la balanza realmente hacia la causa de la vida digna y no quedarnos enredados entre la izquierda socialdemócrata reformista, la izquierda oportunista de viejo cuño y el ultraizquierdismo atomizado y atomizante en que se presentan las agrupaciones políticos en su mayoría en el espectro social y político actualmente.

No somos una alternativa política nacional actualmente, pero nadie puede decir que no estamos luchando por serla, independientemente de quién gobierne, estuvimos, estamos y estaremos trabajando día a día por ser esa alternativa social al capitalismo y por una vida digna para todo el pueblo.

Navigation

AgendaTous les événements