Los Derechos Humanos en México Ponencia del Comité Cerezo

, por  Comité Cerezo México , popularidad : 1%

El Estado mexicano se ha destacado en el periodo presidencial de Vicente Fox Quesada 2001-2006 por invitar y permitir el establecimiento de una Oficina del Alto Comisionado de los Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas en México; por la invitación a sesionar y la realización, por lo menos, de una sesión de la Corte Interamericana de Derechos Humanos; por la ratificación del Tratado de Roma; por la búsqueda conjunta de la implementación y aplicación del Protocolo de Estambul con la oficina del Alto Comisionado de DH de la ONU en México; por la creación de diversas fiscalias especiales e instituciones para tratar temas como las mujeres asesinadas de Ciudad Juárez, la represión de los años 70s y 80s, los delitos y violaciones a los derechos humanos en los que incurren los funcionarios públicos de gobierno, y por invitar a todas las oficinas de Procedimientos Especiales de la antigua Comisión de Derechos Humanos de la ONU, hoy Consejo de Derechos Humanos.

Lo anterior le ha valido el reconocimiento de diversos gobiernos, organismos e instituciones en materia de derechos humanos, lo cual le ha permitido desarrollar a lo interno una estrategia basada en la violación sistemática de los derechos humanos.

El periodo mencionado se caracterizó por un arduo trabajo de creación de un imaginario social que permita hoy la violación a los derechos humanos; es decir, la estigmatización y desprestigio de todo ciudadano, movimiento social que con un legítimo derecho defiende e intenta obtener el ejercicio pleno de sus derechos políticos, civiles, económicos, sociales, culturales y ambientales y se ha llegado al extremos de incluir en esta estigmatización a los defensores de los derechos humanos que acompañan estas pequeñas y grandes luchas.

La creación de este imaginario social tiene el objetivo de justificar legal e ilegalmente el uso de la fuerza por parte del Estado, los primeros ensayos fueron desde la detención de los hermanos Cerezo, pasando por los altermundistas en Guadalajara y Atenco.

El Comité Cerezo piensa que la seguridad pública, como prioridad numero uno del gobierno entrante, es el sinónimo de la criminalización de la protesta social y de la defensa de los derechos humanos, esta prioridad tomará cuerpo con detenciones arbitrarias, tortura física y psicológica, desaparición forzada temporal y permanente, ejecuciones extrajudiciales, entre otras violaciones a los derechos humanos.

La construcción de este escenario represivo consiste en que la represión se vuelva algo “normal” para la población en general, que las personas estén convencidas de que oponerse al Estado es inútil, que sólo acarrea problemas, y que siempre termina con prisión, golpes, asesinatos, que eso es lo “normal”, asimismo, basta escuchar en el trasporte público y en la calle a la gente justificando la represión al comentar que los de la APPO se merecen la cárcel por revoltosos, o peor aún; que las mujeres violadas en Atenco se lo buscaron.

Esta “normalidad” es construida por el Estado cuando equipara a los verdaderos criminales con los luchadores sociales, donde ambos violan la ley y tiene que ser castigados por ello, engañando, construyendo ese imaginario donde el que grita por un derecho ofende a otra parte de la sociedad y sus acciones son consideradas un acto delictivo.

Al imponer la política neoliberal, y al surgir como una consecuencia, la protesta por el retroceso de los derechos sociales, laborales, etc., se justifica bajo la óptica: criminal es igual a luchador social, el uso de la fuerza pública, utilizando lo legal e ilegal, protegiendo a la sociedad de “la violencia irracional, de la delincuencia organizada”, expresada en luchas como la de Oaxaca.

La labor de los defensores de derechos humanos también debe contemplar la difusión hacia la sociedad de la explicación de cómo el Estado construye el imaginario social para que ellos se conviertan en cómplices por omisión de los asesinatos y torturas a los que son sometidos hoy los luchadores sociales y los defensores de derechos humanos.

Las nuevas características que adopta la represión a partir del sexenio de Vicente Fox son principalmente la tortura mediante la violación y el abuso sexual en contra de mujeres y su posterior aislamiento para evitar la denuncia de estos mismos hechos; la prohibición de ingreso de médicos y peritos independientes, abogados de confianza e incluso de la familia misma del detenido para ocultar las graves violaciones a los derechos humanos de las cuales fueron objeto.

Sin dejar de subrayar que se sigue utilizando la tortura física y psicológica y los tratos crueles, inhumanos y degradantes, así como la violación al debido proceso judicial.

Con la modificación del Reglamento de los Centros Federales de Readaptación Social en abril del presente año, se inicia una nueva etapa, con la reclusión, dispersión y aislamiento de presos considerados políticos, de conciencia y/o injustamente presos asociados a motivos políticos en penales de Alta Seguridad y de Mediana Seguridad cuyo régimen no es diferente a los de Alta seguridad.

Esta nueva etapa cuyo ensayo ha sido desde el 2001, la detención y reclusión de los hermanos Cerezo en dichos penales, ahora se impone como la regla en contra de los luchadores sociales y defensores de los derechos humanos.
A pesar de la experiencia que se ha tenido con estos penales como Comité Cerezo, es grande el desconocimiento de sus funcionamiento como penales de exterminio; a partir de la recomendación 7/2001 de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, se modificaron algunas conductas violatorias de los derechos humanos de los presos y de sus visitas, pero a partir de la entrada de la Policía Federal Preventiva a los penales federales iniciando en enero del 2005, todas las mejoras, muy limitadas por cierto, en situación penitenciaria que hubo, retrocedió de manera alarmante, las condiciones de violaciones graves de los derechos humanos de los presos considerados políticos y de los considerados de conciencia se agravan.

La documentación más precisa sobre la situación dentro de los penales federales se inició a partir de la reclusión de los estudiantes universitarios, hermanos Alejandro, Héctor y Antonio Cerezo Contreras y el indígena nahuatl Pablo Alvarado Flores, a partir del 17 de agosto del 2001.

Violación al derecho a una defensa adecuada

A pesar de que constitucionalmente las audiencias tienen un carácter público, aquellas llevadas a cabo en el penal de Altiplano no lo son, ya que por supuestas medidas de seguridad no se permite que los familiares o amigos de los prisioneros asistan y puedan ver como se desarrolla el juicio.

Violaciónes al derecho a la salud:

Los familiares de los presos políticos y de conciencia del “Altiplano” nos hemos quejado reiteradamente ante la CNDH y ante las instancias correspondientes de la deficiente atención médica, desde la negligencia médica en sí, como la falta de recursos humanos (médicos generales, especialistas, enfermeras, etc.) y recursos materiales y medicamentos principalmente.

En la mayoría de los casos los prisioneros no son enterados del diagnóstico y en caso de que le prescriban medicamentos no sabe qué medicamentos se le administran ni la dosis.

Otra situación es que en varias ocasiones los tratamientos se interrumpen ya sea por que no hay enfermera de guardia o por simple negligencia, esto trae como consecuencia la posibilidad de complicaciones médicas que desde luego no son atendidas como se debiera.

Violaciones a los derechos humanos de las visitas

Hace tres años al realizar las visitas a los presos se hacía la revisión de rutina por parte del personal de vigilancia que labora en la cárcel, esta revisión consistía para las mujeres en sacudirse el sostén, bajarse los pantalones 30 cm. por debajo del ombligo y sacudir la pantaleta, además se tenía que sacudir el sostén por debajo de la blusa, quitarse los zapatos, calcetas o medias y quitarse el suéter o la chamarra para que la revisaran, sin embargo en varias ocasiones las oficiales hacían que las mujeres se levantaran la blusa y sacudieran su sostén, en algunas ocasiones también hacían que se desabrocharan el sostén con el pretexto de una revisión más acuciosa. Ahora la revisión consiste en pasar por un detector, rayos X y otro detector que tiene como fin detectar sustancias prohibidas, las mujeres ya no tienen que bajarse los pantalones, todo lo demás sigue igual, empero se ha sabido que en ocasiones todavía se practica la revisión de la manera antigua si es que la oficial así lo considera. Como se puede notar no hay criterios unificados por parte de las oficiales para la revisión, cuando hay quejas de alguna de las visitas aluden a un reglamento interno que no existe.

La prepotencia es el pan de cada día, si alguna visita se atreve a quejarse con el oficial que supervisa las revisiones o bien decirle algo a la oficial que revisa puede ser castigada, es decir se le castiga con una visita, no se le permite ver a su familiar la próxima vez que le toque verlo.

Respecto a los niños, se ha establecido que no se les debe hacer la revisión al igual que a los adultos, sin embargo un ejemplo de lo contrario es el de Azucena Alvarado Hernández hija de Pablo Alvarado Flores, la oficial que estaba en la revisión exigió a la madre de esta niña de 7 años que le quitara la ropa, afortunadamente la madre se negó a hacerlo haciendo uso de su derecho y no tuvieron que desnudarla.

Violación de correspondencia.

Nadie, ni prisioneros ni visitas tienen conocimiento de los criterios para deposito de cartas personales por tanto es a juicio del personal de trabajo social si acepta las cartas o no, aduciendo argumentos injustificados o a veces absurdos, la entrega de las cartas personales a los prisioneros pueden demorarse hasta tres semanas.

Hoy, por ejemplo en el CEFERESO #1 no hay ninguna actividad educativa y recreativa, antes existían talleres de pintura, música, una hora de estudio, hoy no existe nada de esto; tampoco existe ninguna actividad laboral, por lo cual los presos se encuentran en la ociosidad total.

Estos pequeños ejemplos nos muestran que aunque el gobierno en el sexenio de Vicente Fox, realizó al exterior una campaña de respeto a los derechos humanos, la realidad nos muestra la violación de artículos concretos de las leyes nacionales e internacionales de los derechos humanos como estipulan los documentos de: Las Reglas Mínimas para el Tratamiento de los Reclusos; los Principios para la Protección de Todas las Personas Sometidas a Cualquier Forma de Detención o Prisión de la ONU, la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre; las Reglas mínimas para el tratamiento de los reclusos, los Principios básicos para el tratamiento de los reclusos; el Conjunto de principios para la protección de todas las personas sometidas a cualquier forma de detención o prisión; la Declaración sobre la protección de todas las personas contra la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes, la Convención contra la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes; los Principios de ética médica aplicables a la función del personal de salud, especialmente los médicos, en la protección de personas presas y detenidas contra al tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes, etc.

El Comité Cerezo, organización de defensa y promoción de los derechos humanos considera que los hechos enumerados anteriormente le permiten concluir lo siguiente:

1. La existencia de un patrón de violaciones a los derechos humanos planeado y aplicado sistemáticamente por el Estado mexicano para crear un estado de terror y pánico en la sociedad.

2. Que el Estado y gobierno ha creado y sigue fortaleciendo un estado de impunidad total.

3. La existencia de una estrategia represiva y violatoria a los DH que ha ido de menos a más, es decir, la existencia de un aumento de las violaciones a los derechos humanos: en un inicio la tortura sofisticada y represión selectiva: caso de los hermanos Cerezo Contreras o el asesinato de la defensora de los derechos humanos Digna Ochoa, en ultimas fechas, la utilización de la Policía Federal Preventiva (PFP), militares habilitados en funciones de policía en la "recuperación" o desalojo de fábricas mineras en huelga de Lázaro Cárdenas en el Estado de Michoacán resultando dos mineros muertos por impacto de bala, o la toma del pueblo de San Salvador Atenco en el Estado de México donde se dieron lugar detenciones arbitrarias, retenciones ilegales, tortura incluyendo violaciones y abuso sexual en contra de la mayoría de las mujeres detenidas y violaciones al debido proceso, así como la expulsión sin apego a derecho de extranjeros y hasta la fecha un operativo en el Estado de Oaxaca que acumula y agrava todos los hechos de represión enumerados anteriormente.

A pesar de la magnitud de la violaciones a los derechos humanos el Estado mexicano sigue realizando una campaña diplomática permanente para aminorar las repercuciones de éstas.

Ante esta lamentable situación el Comité Cerezo México celebra la realización de actividades de promoción de los derechos humanos de manera coordinada y conjunta como la que hoy se lleva a cabo para difundir la deporable situación que vivimos en materia de derechos humanos, y prevenir el agravamiento de la misma.

Agradecemos profundamente la invitación a este foro y a cada uno de los organizadores y organizaciones fraternas que nos acompañan, sin olvidar a todos los presentes.

Navegar por las

AgendaTous les événements

Soutenir par un don