Aumento del gasto militar, encaminado a reprimir; “aplicación de reformas traerá violaciones a DD.HH”

, por  Acompañamiento , popularidad : 1%

Cerezo detalló que la aquiescencia, como forma para violar derechos humanos, es una de las que más ha perfeccionado el Estado. Esta práctica implica: “mandatar, crear, financiar, entrenar grupos de civiles para que cometan las violaciones y el Estado pase como víctima, incluso, del poder de la delincuencia”.

Aumento del gasto militar, encaminado a reprimir; “aplicación de reformas traerá violaciones a DD.HH”
Por: Edgar Rosas / 1 junio, 2015

(01 de junio, 2015. Revolución TRESPUNTOCERO).- En palabras de Antonio Cerezo, integrante del Comité Cerezo México, en la última década el Estado mexicano ha perfeccionado sus formas de represión así como sus maneras para violentar los derechos humanos. Asimismo, sostiene que la situación de crisis que padece el país en esta materia cada día que pasa se agrava más.

Entrevistado por Revolución TRESPUNTOCERO, Antonio, afirmó que el contexto actual que atraviesa México, así como la actitud tomada por el gobierno ante la crisis, es preocupante, puesto que las autoridades no están cumpliendo con los compromisos que ha adquirido a nivel internacional en materia de derechos humanos.

“Día con día tenemos noticias de nuevas violaciones a derechos humanos en número y en formas, entonces la perspectiva que tenemos es que es una situación que va todavía a empeorar más. Desde que nos detuvieron en el 2001 y salimos en el 2009, lo que hemos visto es que hay un avance cualitativo en las formas o estrategias de la represión política. Esto quiere decir que el Estado ha perfeccionado la manera de violar los derechos humanos y de aparentar no ser el responsables, por eso la construcción de grupos paramilitares, la construcción de grupos civiles que nadie sabe quiénes son, pero que violan derechos humanos en ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzadas, desplazamiento forzado interno”, explicó.

Cerezo detalló que la aquiescencia, como forma para violar derechos humanos, es una de las que más ha perfeccionado el Estado. Esta práctica implica: “mandatar, crear, financiar, entrenar grupos de civiles para que cometan las violaciones y el Estado pase como víctima, incluso, del poder de la delincuencia”.

Asimismo el activista detalló que la persecución en contra de defensores de derechos humanos ha aumentado considerablemente. Detalló que en particular ha incrementado el número de ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzadas y encarcelamiento por motivos políticos contra quienes participan en la actividad.

“Esto aumenta porque la gente al ver agredido sus derechos lo que hace es defenderlos: el derecho a la vivienda digna, a la educación y la respuesta del Estado ha sido criminalizar la protesta y violar los derechos humanos de quienes protestan. Entonces efectivamente es un fenómeno que se está dando y que está creciendo”, sentenció.

Aunado a lo anterior manifestó que hoy en día el despertar de la sociedad no puede ser catalogado como una subversión, sino deber ser visto como el reclamo legítimo de la sociedad para que el Estado cumpla con sus obligaciones. En este sentido habló sobre el aumento del gasto militar y dijo que gran parte de esto puede ir encaminado a reprimir la organización.

“No hay una subversión de la población, hay un reclamo, hay una exigencia de que el Estado cumpla con sus obligaciones de proteger, garantizar, promover los DDHH. La gente está ejerciendo el derecho humano a la protesta (…) también es cierto que el gasto militar ha ido en ascenso desde hace muchos años y que efectivamente muchos de estos recursos militares y policiacos son utilizados para reprimir la protesta y eso es evidente, ahorita en Europa está el conflicto de que una empresa alemana le vendió armas a México, que no podían utilizar en ciertos estados y que acabaron utilizando para la represión, entonces así es y es preocupante”, señaló.

De acuerdo con Antonio Cerezo, de seguir por el camino que ha trazado el gobierno, las violaciones a derechos humanos se seguirán presentando.

“La perspectiva es que van a seguir aplicando las reformas estructurales, lo que significa en la práctica beneficiar a la iniciativa privada, mineras o petroleras, beneficiarlas a costa de los derechos humanos de la población. Entonces cuál es la perspectiva, pues que va a ver mayores violaciones a los derechos humanos y que la gente va a organizarse e intentar echar para atrás la aplicación de estas reformas”, finalizó.

La desaparición forzada es una política de Estado

De acuerdo a Nadin Reyes, integrante del Comité “Hasta Encontraros”, la desaparición forzada hoy en día se configura como “una política del terrorismo de Estado”, puesto que este fenómeno es aplicado de manera sistemática desde la guerra sucia para disuadir a los movimientos disidentes.

La activista señaló que el caso de los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa es el mejor ejemplo de que la desaparición forzada es una práctica vigente, que obedece a una política estructural, sistemática y generalizada.

Recordó que desde la época de la guerra sucia, estados como Guerrero se posicionaron en el panorama por presentar el mayor número de desaparecidos de manera de forzada.

“Guerrero tuvo un gran índice es este crimen; fueron más de 800 desapariciones forzadas en Atoyac, y el caso de Rosendo Radilla es uno de los más emblemáticos. Pero en los estado de Chipas y Oaxaca, después de los 70, 80y 90, con el surgimiento de los grupos guerrilleros como el EZLN y EPR, esta práctica de la desaparición nuevamente se vuelve a retomar como una política para desestabilizar a estos grupos, a las organizaciones revolucionarios que se venían expresando ante la situación de violencia y explotación que se vivía en el país”, comenta.

Aunado a lo anterior, manifestó que desde el año 2006, con la puesta en marcha de la estrategia de seguridad de Calderón, esta práctica comenzó un repunte importante.

“A raíz de la implementación de la supuesta guerra contra el narco donde se empezaron a desarrollar las estrategias para combatir al crimen, se empezó a repuntar alarmantemente los caso de desapariciones forzada, que bajo el pretexto de que se estaba combatiendo al narco, se empezaron a desaparecer a cientos de jóvenes, sobre todo trabajadores de 19 a 29 años”, comentó.

Nadin Reyes, reiteró que la desaparición forzada tiene como objetivo desequilibrar y desorganizar, además que está enfocada a los líderes sociales.

“Esta práctica busca causar terror y zozobra, para mandar un mensaje implícito al pueblo para que no se organice. Por eso la desaparición constituye una política de terrorismo de Estado, porque el terrorismo de Estado busca causar terror, miedo, zozobra para que la sociedad se paralice, no se manifieste, y la gente se pasiva para que se puedan seguir implementado las políticas neoliberales”, dijo.

Agregó que de 2005 a 2010 se pudo documentar 50 casos de desaparición forzada de luchadores sociales, no obstante, indicó, con el gobierno de Peña Nieto esta cifra se ha duplicado.

“La desaparición forzada sigue siendo selectiva hacia luchadores sociales. Es necesario legislar sobre el tema, desde hace 4 años hemos venido exigiendo esto. Hasta ahora, después de caso de los 43, pareciera que el gobierno quiere ponerse a trabajar, sin embargo, el reto que se tiene es seguir impulsando la legislación que debe hacerse con la participación de la sociedad, de las organizaciones, de los familiares de desaparecidos porque ellos saben que es lo que debe tener la ley. Hemos dicho que el Estado ha hecho las leyes a modo y si nosotros no participamos de manera activa en estos procesos, siempre dejan huecos que dificultan la implementación de las leyes”, finalizó.

Ver en línea : Aumento del gasto militar, encaminado a reprimir; “aplicación de reformas traerá violaciones a DD.HH”

Navegar por las

AgendaTous les événements

diciembre de 2019 :

Nada para este mes

noviembre de 2019 | enero de 2020

Soutenir par un don