LIBRES BAJO FIANZA CUATRO PRESOS QUE DEFENDÍAN EL AGUA DE SAN BARTOLO AMEYALCO

, por  Comité Cerezo México , popularidad : 1%

BY GISELA MARTÍNEZ / NOTAS / 14 MAR 2015

(México, D.F., a 14 de marzo del 2015).- Tras permanecer en prisión casi por 10 meses, 4 de los 5 detenidos en el operativo del 21 de mayo del 2014 en el centro del pueblo de San Bartolo Ameyalco, fueron liberados en el transcurso de la madrugada de este viernes después de pagar cada uno una fianza de 10 mil pesos.

A decir del equipo jurídico, integrado por la abogada Irma Lara y el abogado Sergio Soto, “es indignante la manera en que las autoridades locales han llevado el caso, puesto que el operativo en el que participaron 1,700 policías, se trató de una represión contra los pobladores que se oponían a la instalación de una obra hidráulica, que llevará el agua del manantial del poblado hacia los corporativos de Santa Fe”.

Tal vez te interese: San Bartolo Ameyalco: del conflicto a la construcción de autonomías

“El gobierno del Distrito Federal ha actuado en colusión con el jefe delegacional para ocupar San Bartolo por más de 1,700 policías, en el evento hubo represión, los policías les pegaron a mujeres, niñas, adultos mayores y detuvieron a 5 personas, entre ellos a Eduardo Mejía, Miguel Pérez Linares (http://masde131.com/2015/03/san-bartolo-ameyalco-la-defensa-del-agua-y-el-territorio/ ), Juan José Brígido Castro, Juan José Martínez y otro compañero”, explica Soto.

El proceso ante la Juez 56 de lo Penal en el Distrito Federal ha durado más de 10 meses por los delitos de ataques a la paz pública contra el ejercicio legítimo de la autoridad; además, a Eduardo Mejía Nava le adjudicaron el delito de lesiones agravadas, con lo cuál es el único que permanecerá en prisión.

El equipo jurídico asegura que el proceso se ha desarrollado en medio de irregularidades, que como defensa no les han admitido pruebas que confirmarían la inocencia de los detenidos, e incluso la propia PGR, que a pesar de ser una autoridad federal, impugnó la sentencia de amparo, en un caso federal, con lo cual alargaron aún más la prisión de los detenidos.

La denuncia contra los pobladores no se sostiene, señalan él y la abogada, toda vez que las pruebas que tiene el Ministerio Público se basan únicamente en testimonios de los granaderos que participaron en el enfrentamiento, pero al momento del interrogatorio los policías no identifican a los pobladores, incluso contestan que no los vieron en el operativo, y cuándo la defensa pregunta por qué conocen el nombre de los detenidos, los policías responden que fue el propio Ministerio Público el que se los dio, reseña Soto.

Tal vez te interese: San Bartolo Ameyalco: La defensa del agua y el territorio

En el caso de Eduardo Mejía Nava, el delito de lesiones que le achaca el Ministerio Publico es por la herida que tiene una mujer policía, pero Soto explica a Másde131 que “al momento del operativo la policía llevaba un casco con una careta que le protegía la cara, es inverosímil que un proyectil haya realizado una parábola para ingresar debajo de la careta. Así mismo, se suma el hecho de que hay contradicciones graves entre los policías testigos, pues unos afirman que vieron a Eduardo aventar piedras mientras otros que lo vieron aventar botellas de agua”.

Tan irregular es el caso que en la sentencia de amparo con la que ganaron la libertad para enfrentar el resto del proceso penal en libertad, la Juez señaló que el auto de formal prisión no estaba ni fundado ni motivado por las autoridades.

Por esas razones afirman que se trata de una decisión política que busca amedrentar a los pobladores, expuso la abogada Lara, es un proceso que va para largo, cada semana los liberados tendrán que ir a firmar y asistir a las audiencias y desahogo de pruebas.

Estos 10 meses han sido de lucha constante, que ha decir de Soto hubieran podido evitar si el GDF hubiera desistido del ejercicio de la acción penal, sin embargo, no lo hace porque se trata de un caso político que va en medio la lucha por el agua del manantial.

Mientras, la familia de Eduardo sigue a la espera de que los abogados logren su liberación como la de sus compañeros, su pequeña hija de 1 año, su esposa y sus tres hermanos esperan que regrese.

Él fue detenido durante el operativo, había acudido al llamado que hicieron los pobladores para defenderse del sitio que habían hecho los granaderos. En prisión Eduardo ha aprendido a combatir el estrés y el coraje de estar detenido y desde ahí sigue trabajando para apoyar a su familia.

Su padre, Víctor Mejía, continua para que los 5 logren la libertad absoluta y lo más importante, que el manantial siga siendo de San Bartolo.

Ver en línea : LIBRES BAJO FIANZA CUATRO PRESOS QUE DEFENDÍAN EL AGUA DE SAN BARTOLO AMEYALCO

Navegar por las

AgendaTous les événements

Soutenir par un don