Comité Cerezo: diez años de lucha y trabajo legítimo por la justicia

, por  Comité Cerezo México , popularidad : 1%

“Mientras estemos vivos aunque estemos incompletos”. Así es como Francisco Cerezo concluye y resalta el trabajo que proyectan para los próximos diez años, y con él, la apuesta por acompañar la lucha del pueblo mexicano por tener una vida digna y segura.

Autor: Liliana Zaragoza Cano
Fuente: Red Todos los Derechos para Todas y Todos.
Fecha: 25/09/2011

Héctor, Alejandro y Antonio Cerezo Contreras estuvieron siete años y medio presos acusados de delincuencia organizada y terrorismo. Fueron víctimas de tortura y detenidos en penales de Alta Seguridad en México el 13 de agosto del 2001. Diez años después, el Comité Cerezo celebra su trayectoria de trabajo en el acompañamiento a organizaciones y pueblos que luchan por sus propios derechos desde la formación en derechos humanos, además de contar con la base de datos más completa que existe en México sobre prisión política.

“Esta familia es un modelo de familia” Samuel Ruiz

El trabajo del Comité Cerezo México inició como un colectivo solidario en el que Emiliana y Francisco Cerezo Contreras, junto a un grupo de amigos, buscaron conseguir la liberación de sus hermanos junto a la de Pablo Alvarado Flores y Sergio Galicia Max, también presos de conciencia.

Cuando al fin salen libres, el Comité ya estaba conformado. Luego de conseguir el objetivo central de la libertad de los hermanos Cerezo, comienzan un proceso de replanteamiento y reestructuración en el que los esfuerzos se canalizan en acompañar desde los derechos humanos a las organizaciones y pueblos que luchan por sus derechos con el fin de que se conviertan en agentes de su propia transformación.

Héctor Cerezo cuenta cómo pasan de ser presos políticos a defensores de sus propios derechos y los de los presos: “Fuimos un caso que casi ninguna organización quiso acompañarnos -por lo delicada de la acusación- entonces entendimos esa situación y dijimos ‘si nosotros no nos defendemos, nadie lo va a hacer’; así fue como vimos como una necesidad aprender la herramienta de los derechos humanos.”

Desde su formación, el Comité Cerezo se ha enfrentado al estigma que el Estado ha promovido como una campaña de criminalización y deslegitimación en su contra. Francisco Cerezo enfatiza que “el peso de este estigma que recae sobre nosotros va desde llamarnos ‘facha de grupos armados’ hasta ‘organización vinculada con grupos insurgentes’ de parte del Estado principalmente, pero también ha sido una campaña que ha pegado en algunas organizaciones de la sociedad civil, sobre todo en un inicio, que pensaban: ‘pues a lo mejor sí, quién sabe pero yo ni me acerco’”.

Al día de hoy y en medio de un alarmante contexto de riesgo en el que defensoras y defensores de derechos humanos trabajan en México, el Comité cuenta con medidas cautelares por parte de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos debido a las amenazas de muerte reiteradas. A su vez, reciben el acompañamiento de las Brigadas Internacionales de Paz, organización internacional que se dedica a acompañar a defensoras y defensores de derechos humanos amenazados de muerte. Eso es lo que les ha permitido trabajar sin tener una situación más allá de las amenazas.

Actualmente, el Comité Cerezo está integrado por personas voluntarias, solidarias y sensibles en temas de derechos humanos, además de víctimas de hostigamiento y amenazas por parte del Estado o sobrevivientes de tortura y encarcelamiento ilegal e injusto.

No cuentan con financiamiento fijo pero buscan formas de colaboración nacional e internacional para autosostenerse. La falta de solidaridad por parte de varias organizaciones en un inicio y frente a la incapacidad para conseguir financiamiento “nos impulsó a crear nuestros propios recursos de autofinanciamiento” señala Francisco Cerezo; “por ejemplo, la cafetería dentro de la Facultad de Filosofía de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y la revista Revuelta”. Los primeros años tuvieron siete comités Cerezos en distintas partes del país: Guadalajara, Jalapa, Oaxaca, Puebla, Morelia, Montreal y DF; eran amigos y gente que creía que la situación violatoria de derechos humanos era producto del Estado; termina su colaboración al liberarse a los hermanos Cerezo. Quienes integran el Comité reparten horas de trabajo al proyecto económico de la cafetería además de trabajar en tareas varias de acuerdo a sus intereses específicos.

Melanie Salgado, encargada de Educación, se acercó por su propio caso, mismo que acompañó el Comité Cerezo. “A partir de eso empecé a participar en el proyecto vigente de la Revista Revuelta; la historia de ella es muy bonita porque además está agarrada a la historia de ellos mismos, se escribió dentro de la cárcel mientras estuvieron presos, se sacó a mano, se le sacaban fotocopias (…). Descubro que desde los derechos humanos hay mucho que se puede hacer.” Uno de los proyectos principales que impulsan desde esta área es la Escuela para Organizaciones Sociales en los que reúnen varias de las herramientas que nutren los procesos de lucha y defensa de derechos humanos, además de comunicación y defensa jurídica. Este semestre la apuesta es que a partir de la formación a talleristas se pueda generar un proceso de educación popular que forme a formadores.

El Comité trabaja en varias áreas: la de acompañamiento se encarga del contacto directo con familiares de presos o desaparecidos; la de educación centrada en talleres a las organizaciones y a su vez favorecer a la facilitación para que se puedan replicar: derechos humanos, cómo documentar violaciones a DH, los instrumentos mediáticos para que las organizaciones visibilicen sus casos, seguridad, personas en injusta reclusión y el análisis de la realidad a partir de herramientas metodológicas; el área internacional que vincula el trabajo con organizaciones de distintos países y la traducción a diversos idiomas de algunos de los documentos; hay un área que se convirtió en organización civil que es Acción Urgente por la Defensa de Derechos Humanos (ACUDDHE); sistematización se encarga de mantener la página web, las redes sociales y el blog “Viento de libertad”, que es la base de datos del trabajo de documentación del Comité.

A diez años de trabajo por la justicia y el fortalecimiento a defensoras y defensores de derechos humanos de las distintas luchas sociales del país, el Comité Cerezo hizo público el Informe: “Saldos de la Represión en México 2009-2010: una guerra contra el Pueblo”. Agnieszka Raczynska, Secretaria Ejecutiva de la Red Todos los Derechos para Todas y Todos (Red TDT) a la cual pertenece el Comité, reconoce que “el trabajo del Comité ha sido muy importante en la documentación y análisis para construir en colectivo; con este Informe reiteramos la necesidad de visibilizar este tipo de análisis y llevarlo a distintos grupos de discusión”. Miguel Álvarez de Servicios y Asesoría para la Paz (Serapaz) resalta que la “defensa de quienes integran al Comité y el salto que dieron a la visión político-estratégica es un ejemplo con visión profunda y retadora para la situación actual de los derechos humanos en México".

“Mientras estemos vivos aunque estemos incompletos”. Así es como Francisco Cerezo concluye y resalta el trabajo que proyectan para los próximos diez años, y con él, la apuesta por acompañar la lucha del pueblo mexicano por tener una vida digna y segura.

Ver en línea : Comité Cerezo: diez años de lucha y trabajo legítimo por la justicia

Navigation

AgendaTous les événements

febrero de 2020 :

Nada para este mes

enero de 2020 | marzo de 2020

Soutenir par un don