La praxis en Sánchez Vázquez

Lunes 17 de febrero de 2003
por  Comité Cerezo México
popularidad : 2% Visitas : 6413

La praxis para algunos destacados pensadores marxistas ocupa como concepto o categoría un lugar central dentro del marxismo. En este pequeño escrito veremos en forma sintetizada la concepción de Adolfo Sánchez Vázquez sobre la praxis.
Adolfo Sánchez Vázquez nació en España, participó en la guerra civil del lado de los comunistas. Exiliado en México ha escrito importantes textos que enriquecen al marxismo. En 1967 Sánchez Vázquez escribió “Filosofía de la praxis”. Libro en cual fundamenta el papel central que tiene la praxis dentro del marxismo.

Para Sánchez Vázquez (en adelante SV) la praxis es una actividad material, práctica, específica y exclusiva del ho0mbre social. La praxis es una actividad propiamente humana, actividad transformadora de la naturaleza, de la sociedad y del hombre mismo. Pero, la praxis, nos dice SV, al ser una actividad propiamente humana exige cierta actividad cognoscitiva, subjetiva. “La praxis es en verdad, actividad teórico-práctica” . Es decir; la praxis tiene un lado real y otro subjetivo, los cuales se encuentran en una relación de unidad dentro de la praxis. Sólo, nos dice SV, mediante un ejercicio de abstracción, teórico se pueden separar.

La praxis es objetiva, transforma efectivamente, real y materialmente tanto la naturaleza, la sociedad como al hombre mismo. La praxis es una actividad real, objetiva, peto a su vez ideal y subjetiva, conciente. La praxis es unidad entre la teoría y la práctica, pero unidad, que nos advierte SV “entraña también cierta distensión y relativa autonomía” .

La teoría no es práctica y la práctica no es teoría.
La praxis es una forma de actividad específica, esto es; “toda praxis es actividad, pero no toda actividad es praxis” f . Existe una actividad sin praxis, es decir, existe práctica sin praxis.

SV concibe la actividad en general como el “acto o conjunto de actos en virtud de los cuales un sujeto activo (agente) modifica una materia prima dada” . Ahora bien, la actividad propiamente humana, o sea, la praxis, sólo se da cuando el sujeto inicia la transformación del objeto con un resultado ideal o fin y termina con un resultado o producto real. No importa que el resultado ideal, pensado no sea idéntico al resultado real, objetivo, en el proceso de transformación tanto lo objetivo como lo subjetivo se modifican. Al proponerse fines el hombre niega una realidad y a su vez afirma otra que no existe y la cual crea. El hombre toma conciencia del tiempo, pasado-presente-futuro.

La praxis tiene como fin la transformación real, objetiva de la naturaleza, la sociedad y del hombre mismo, transformación nos dice SV que responde a una determinada necesidad humana.

La praxis como actividad productiva, objetiva y subjetiva al transformar la naturaleza crea un mundo de objetos humanos o humanizados, es decir humaniza la naturaleza a la vez que crea un mundo que ya no es el mundo de la naturaleza si no es el mundo del hombre. Se objetiva el hombre por medio de la praxis. Pero, nos dice SV al crear un mundo de objetos humanos el hombre también crea un mundo de objetos en los cuales no se reconoce, no se afirma. Incluso ese mundo de objetos se vuelve contra él. El hombre así se enajena y en lugar de afirmarse como hombre se niega. Negación que es histórica. SV reconoce que la existencia de la praxis ha venido acompañada históricamente de una no-praxis. En la praxis el hombre se objetiva, se reconoce como tal, se afirma, pero a su vez se enajena. La historia humana dice SV es la historia de la praxis humana.

SV distingue varias formas de praxis. Entre la que destaca está la praxis productiva (el trabajo), la praxis artística y la praxis revolucionaria. Praxis que son objetivas nos dice SV porque “a) se ejerce sobre una realidad independiente de la conciencia individual, b) mediante un proceso, medios e instrumentos objetivos y c) dando lugar a un producto o resultado objetivo” .

SV también distingue varios niveles de praxis: la praxis creadora y la praxis reiterativa por un lado y la praxis reflexiva y espontánea por otro. La praxis creativa corresponde a lo que es la praxis propiamente dicha, la cual tiene las siguientes características; “a) unidad indisoluble, en el proceso práctico, de lo interior y lo exterior, de lo subjetivo y objetivo; b) indeterminación e imprevisibilidad del proceso y del resultado; c) unidad e irrepetibilidad del producto” . La praxis reiterativa parte de la creativa, pero absolutiza el proceso, es una praxis que se vuelve imitativa.

Ahora bien dice SV, la praxis humana es innovación y tradición, creación y repetición, elementos que alternan y a veces se entrelazan. Pero la parxis fundamental es la praxis creadora. La praxis reflexiva se acerca más a la praxis creadora y la praxis espontánea a la reiterativa, pero esto no es absoluto, lo creativo es reflexivo y espontáneo, son niveles correlativos.

La praxis es actividad material, objetiva, humana, transformadora del mundo y del hombre mismo. Actividad real, objetiva, ideal, subjetiva y conciente.

“La Palma de concreto”

Preso de conciencia

Héctor Cerezo Contreras

17-febrero-03


Comentarios

Agenda

<<

2014

 

<<

Julio

 

Hoy

LuMaMiJuViSDo
30123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031123
No hay eventos

Estadísticas

Última actualización el

Jueves 24 de julio de 2014

Publicación

1576 Artículos
15 Álbum fotográfico
40 Breves
8 Sitios Web
15 Autores

Visitas

542 Hoy
722 ayer
557704 desde el principio
14 visitantes actualmente conectados
Soutenir par un don